top of page
  • Foto del escritorasociacion senad

Actividades de verano para niños/as con TEA.


El verano es una época llena de oportunidades para que los niños y niñas exploren, aprendan y se diviertan. Para los familiares de niños/as con Trastorno del Espectro Autista (TEA), puede ser beneficioso buscar actividades y talleres que sean inclusivos y se adapten a las necesidades individuales de sus hijos/as.



En este artículo, exploraremos una variedad de actividades y talleres divertidos que pueden disfrutar los niños con TEA durante el verano.


  1. Actividades acuáticas: Las actividades acuáticas como la natación, el kayak o el paddleboard pueden ser divertidas y beneficiosas para los niños/as con TEA. Además, el agua puede proporcionar una sensación calmante y terapéutica.

  2. Campamentos de verano: Los campamentos de verano especializados pueden ser una gran oportunidad para socializar, aprender nuevas habilidades y disfrutar de actividades al aire libre. Busque campamentos que cuenten con personal capacitado para trabajar con ellos.

  3. Talleres de arte: Los talleres de arte pueden ser una excelente manera de fomentar la creatividad y la expresión emocional en los niños con TEA. Busque talleres que estén diseñados específicamente para niños con necesidades especiales.

  • Taller de pintura sensorial: En este taller, se proporcionan diferentes materiales de pintura con texturas interesantes, como pintura con arena, pintura inflada o pintura con espuma. Los niños pueden explorar y experimentar con los diferentes materiales, sintiendo las texturas y creando sus propias obras de arte únicas.

  • Taller de arte con collage: Este taller se centra en la técnica del collage, que permite a los niños con TEA utilizar diferentes materiales, como papel, revistas, telas y objetos tridimensionales, para crear composiciones artísticas. El collage fomenta la creatividad, la coordinación visual-motora y la expresión artística sin necesidad de habilidades de dibujo.

  • Taller de cerámica: La cerámica es una actividad táctil y sensorial que puede ser muy atractiva para los niños con TEA. En este taller, se les enseña a modelar el barro y crear piezas de cerámica. Además de desarrollar habilidades motoras finas, los niños también pueden experimentar con diferentes técnicas de esmaltado y decoración.

  • Taller de arte con música: Este taller combina el arte y la música para estimular diferentes sentidos y habilidades. Los niños pueden pintar o dibujar mientras escuchan música, creando obras de arte inspiradas en las emociones que la música evoca en ellos. También pueden experimentar con la creación de ritmos y sonidos utilizando instrumentos musicales.

  • Taller de arte en la naturaleza: Este taller se realiza al aire libre, en un entorno natural como un parque o jardín. Los niños pueden recolectar elementos naturales, como hojas, flores, piedras y ramas, para utilizarlos en sus creaciones artísticas. Pueden hacer collages con elementos naturales, pintar paisajes al aire libre o crear esculturas con materiales encontrados en la naturaleza.

4. Actividades al aire libre: Las actividades al aire libre, como las caminatas, los paseos en bicicleta o las visitas a parques temáticos, pueden ser una excelente manera de disfrutar del buen tiempo y fomentar la actividad física.

5. Talleres de cocina: Los talleres de cocina pueden ser una excelente manera de mejorar las habilidades culinarias y sociales en los niños con TEA. A continuación os dejamos unos ejemplos:

  • Taller de cocina sensorial: Este taller se centra en la exploración sensorial de diferentes ingredientes y texturas. Los niños pueden participar en actividades como mezclar masas, amasar, cortar frutas o verduras suaves, y experimentar con ingredientes de diferentes temperaturas y sabores. Se enfoca en estimular los sentidos y promover la interacción con los alimentos de manera divertida.

  • Taller de decoración de cupcakes o galletas: En este taller, los niños pueden aprender a decorar cupcakes o galletas con glaseados de colores, sprinkles y otros elementos decorativos comestibles. Se les enseña diferentes técnicas de decoración, como el uso de mangas pasteleras, y se les anima a ser creativos y experimentar con diseños únicos.

  • Taller de cocina temática: Organizar talleres de cocina temáticos puede resultar muy divertido para los niños con TEA. Puedes elegir temas como cocina internacional, cocina saludable o cocina de temporada. Les enseñas a preparar platos típicos de diferentes culturas, recetas nutritivas o platos que estén relacionados con las festividades de la época.

  • Taller de cocina en equipo: Este taller se enfoca en fomentar la colaboración y las habilidades sociales. Los niños trabajan en equipos pequeños para preparar una receta juntos. Se les asignan tareas específicas y se les anima a comunicarse y cooperar para lograr el objetivo común. Esto promueve el trabajo en equipo y el desarrollo de habilidades sociales mientras disfrutan de la cocina.

  • Taller de huerto y cocina: Este taller combina la experiencia de cultivar alimentos en un huerto con la preparación de platos saludables utilizando los ingredientes cultivados. Los niños pueden aprender sobre la siembra, el cuidado de las plantas y la cosecha. Luego, utilizan los productos frescos para preparar recetas simples y nutritivas.

6. Actividades deportivas: Las actividades deportivas, como el fútbol, el baloncesto o el béisbol, pueden ser una excelente manera de fomentar la actividad física y la interacción social en los niños con TEA. Busque programas deportivos que estén diseñados específicamente para niños con necesidades especiales y que cuenten con personal capacitado para trabajar con ellos.

7. Cine al aire libre: Organiza noches de cine al aire libre en tu patio trasero o en un parque cercano. Elige películas que sean apropiadas para la edad de tus hijos y que les resulten interesantes. Asegúrate de crear un ambiente cómodo con mantas, cojines y palomitas de maíz.

8. Sesiones de juego sensorial: Organiza sesiones de juego sensorial en casa. Puedes crear una bandeja de arena, una mesa de agua o proporcionar materiales sensoriales como masilla, burbujas de jabón o pintura de dedos. El juego sensorial puede ser una experiencia relajante y estimulante para los niños con TEA.

9. Taller de jardinería: La jardinería puede ser una actividad terapéutica y educativa para los niños con TEA. Pueden aprender sobre las plantas, cultivar sus propias flores o vegetales y desarrollar habilidades motoras finas al plantar y regar. Además, estar al aire libre y conectarse con la naturaleza puede ser muy beneficioso.


El verano es una temporada llena de oportunidades para que los niños/as con TEA disfruten de actividades inclusivas y adaptadas a sus necesidades. Desde actividades acuáticas refrescantes hasta talleres creativos y excursiones a la naturaleza, hay una variedad de opciones disponibles. Al elegir estas actividades y talleres, los padres y madres pueden proporcionar a sus hijos con TEA experiencias enriquecedoras y divertidas durante el verano, ayudándoles a desarrollar habilidades, explorar sus intereses y disfrutar al máximo esta temporada.



208 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentarze


bottom of page