PAUTAS PARA RETIRAR EL PAÑAL DIURNO


En muchas ocasiones se habla de la edad exacta para dejar los pañales, pero no hay una edad determinada.

Se puede dar a partir de los 2 años en adelante, pero también se debe tener en cuenta el desarrollo madurativo del niño, es decir, si se considera que el niño está preparado para ello dando señales al adulto como pueden ser muestras de incomodidad cuando se producen las fugas, la indicación de haberse hecho pipi o caca encima, etc.


Tampoco hay un plazo de tiempo estimado para que el niño consiga este proceso. Algunos niños están ya preparados y lo logran en sólo unos días, pero otros pueden tardar meses.

Lo primero que se necesita para saber cómo quitar el pañal por el día es organización. Cuando los padres estén decididos a enseñar al niño a ir al baño solito, es importante contar con:


Orinal y reductor para el inodoro: algunos niños usan uno u otro. Otros niños pasan por ambos procesos. Si cuentas con dos baños en casa, puede ser una solución perfecta para evitar carreras de un lado a otro.


Escalón infantil para que tu pequeño pueda sentarse en el inodoro con facilidad. Podrá subir y bajar solito al váter. Por otro lado, le ayudará a no tener los pies colgando y empujar de forma sencilla para hacer sus necesidades. Si no tienen este tipo de escalón, se pueden utilizar cajas de zapatos que sean rígidas y permitan al niño subir sin caerse.


Pañales tipo calzoncillo o braguita: hay infinidad de marcas comerciales que ofrecen este paso intermedio. Cuentan con una cintura elástica que permite realizar la transición. El niño podrá bajarse y subirse el pañal solo. Especialmente indicados para los primeros días y la siesta.

Juegos para el momento de ir al baño, como pueden ser cuentos, pompas de jabón, muñecos, luces de colores, etc. Objetos con los que el niño sea capaz de estar sentado durante un largo periodo de tiempo en el váter y le permita estar atento a los esfínteres.



Es importante crear una rutina, es decir, se debe llevar al niño al baño cada mañana, nada más despertarse, ya que será el primer momento del día en el que le quitemos el pañal. También después de cada comida en la que ingiera líquidos: desayuno, comida y cena. Y por supuesto, no hay que olvidarse de enseñar al niño a ir al baño antes de salir de casa. Finalmente, el pañal será el último paso de las rutinas diarias, por ejemplo, el niño se baña, colabora en la puesta del pijama, jugáis mientras se hace la cena, leéis un cuento en la cama… y justo antes de apagar la luz, es decir antes de dormir, se lleva al niño a intentar hacer el último pipi del día y después le ponemos el pañal.


Además, es importante enseñar al niño a que reconozca las distintas partes de su cuerpo y lo que ocurre con ellas. Por eso hay que familiarizarse con los términos de pipí, caca, váter y/u orinal. Le ayudaremos a tener consciencia de sus necesidades, es decir, a identificar si tiene ganas de ir al baño. Cuando veamos señales claras debemos preguntarle “¿Te estás haciendo pipi?, ¿Quieres hacer caca?”.


Es importante también enseñarles la diferencia entre estar limpio y seco, o sucio y mojado y, por supuesto, nunca reñirle si se ha hecho pipi/caca encima sin avisar.

En cualquier caso, no es recomendable forzar al niño. Es un proceso que lleva tiempo y hay que tener paciencia. El apoyo de los padres es fundamental en todo este proceso:


● Se debe mostrar al niño cómo se hace, es decir, en esta fase es importante que los padres no cierren la puerta del baño cuando hagan pis. A medida que entréis en el baño explicadle con voz pausada qué es lo que vas haciendo. Muestra cómo te bajas los pantalones, te sientas en el inodoro, haces pis, tiras de la cadena y terminas lavándote las manos.


● Muestra a tu hijo la relación entre lo que hay en el pañal y el inodoro. También sabemos que puede resultar raro, pero el niño necesita saber qué relación hay entre una cosa y la otra. Vaciad el pañal en el váter y dejad que sea él quien tire de la cadena, diciendo adiós a la caca con alegría.


● Hay que procurar que el niño aguante poco a poco el mayor tiempo posible sin pañal. Ayudadle a sentirse seco e ir al baño cada cierto tiempo (3 o 4 horas aunque no lo pida). Evidentemente, tendréis que estar preparados para limpiar posibles escapes. Esto es algo con lo que se debe contar.


● Si veis que al sentarle en el orinal no hace pis, tomad por costumbre esperar; abrir el grifo del agua para que el ruido le estimule, ofrecer un cuento mientras está sentado en el orinal o estimularle con juegos para ir al baño como los citados anteriormente. Todo ello sin levantarse en ningún momento.


● Cuando finalmente logre hacer pis o caca, no dudéis en celebrarlo por todo lo alto. Se debe recompensar de manera social, ya que suele ser el modo más efectivo para que la conducta se mantenga, es decir, mostrar alegría, aplaudir, sonreír, chocar las manos, etc. Lo cual siempre resulta muy motivante para los niños.


● Los pañales tipo calzoncillo o braguita son perfectos para que el niño vaya adquiriendo autonomía. De esta forma, tu hijo podrá bajarse y subirse solito su ropa interior para ir al baño.

● Si durante un par de semanas veis que todo va bien, podéis sustituir este tipo de pañales por los calzoncillos o braguitas de algodón. Para el niño será todo un acontecimiento empezar a llevar ropa interior de “mayores”.


● Por otro lado, si el niño se hace pis encima o hay un pequeño escape, hay que evitar reproches o regañinas. De ser así, se produciría una reacción negativa que haría que el proceso de quitar los pañales fuera más estresante para todos y empleara más tiempo del habitual.


Mantened la calma y sed positivos ante las situaciones imprevistas. Además tendrá que colaborar para quitarse la ropa mojada y sucia y ayudará a enjuagarla un poquito. Es importante hacerles responsables de sus actos pero con un tono cariñoso, comprensivo y agradable.



Neus Rubio Nácher

Pedagoga COPYPCV – 1437

334 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo