PROPUESTAS PARA TRABAJAR LA COMPRENSIÓN PRAGMÁTICA

Actualizado: 28 may 2021


La comprensión pragmática es la responsable de la comprensión de situaciones sociales, integrando la comunicación no verbal y los gestos del interlocutor con el mensaje que pretende transmitir. Se encarga de comprender los chistes, la ironía e interviene en la identificación y reconocimiento de emociones.


Requiere un entrenamiento léxico específico: términos mentalistas (emociones), conceptos básicos y preguntas con distintas partículas interrogativas de distinta complejidad. En niveles más complejos el entrenamiento en la comprensión de usos pragmáticos abarca las intenciones (teoría de la mente), inferencias, expresiones figurativas y usos sociales del lenguaje.


Para abordar este aspecto de la comprensión podemos realizar distintas tareas: desde representar con muñecos emociones y darles una causa y una consecuencia en el juego simbólico, hasta representar ellos mismos una emoción concreta para expresar un sentimiento en una situación ficticia. Este tipo de juegos requieren un conocimiento de las emociones y de empatía muy complejo.


Os propongo una tarea para trabajar este aspecto. La tarea consiste en dar explicación a las expresiones faciales y las acciones de los personajes a través de cortos animados, donde no hay

lenguaje verbal: https://www.youtube.com/watch?v=XxvLDL8Smck Como recurso añadido podéis utilizar Dictapicto (app) o Pictotraductor, y así explicar de manera visual lo que está pasando palabra por palabra. Por otro lado, podéis leer el cuento del Monstruo de colores, ampliando la información que vais dando, es decir, realizar un dibujo de cada emoción explicada en el cuento, representando cosas que les hacen sentir de esa manera y preguntar al resto de miembros de la familia sobre qué les hace a ellos sentir alegría, enfado, etc.


Además, podéis realizar juegos en grupo de prosodia, donde tienen que elegir una frase sencilla y repetirla con distinto tono de voz para hacer ver al otro que está enfadado, contento, triste, por

ejemplo: la frase “Hoy comemos sopa” puede decirse con distintos tonos: alegre si te encanta la

sopa, triste si no te gusta, o aburrido si llevas tres días comiendo sopa.




Nerea Míguez Sánchez

Logopeda COLCV 46936

CENTRO DE ATENCIÓN TEMPRANA SENAD







BIBLIOGRAFÍA


  • Leech, G. Thomas, J. Pratt, M. L. Ochs, E. 2000. Pragmática. Conceptos claves. Ediciones Abya-Yala.

  • Llenas, A. (2012). El montruo de colores. Ed. Flamboyant.

  • Serrano, J. (2013). Desarrollo de la teoría de la mente, lenguaje y funciones ejecutivas en niños de 4 a 12 años. Universitat de Girona.



299 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo